En detalle

GABA: neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico

GABA: neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico

Aunque desde fuera el cerebro parezca un órgano estático, si pudiéramos ver su actividad nos sorprenderíamos. Los millones de neuronas que contiene se encuentran en constante interacción, día y noche. En algunos momentos se encuentra más activo, en otros menos, pero nunca se detiene. Las neuronas interaccionan entre ellas a través de la sinapsis neuronal, y uno de los componentes más importante en la sinapsis son los neurotransmisores. Entre la cantidad de neurotransmisores que existen, en este artículo vamos a abordar el neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico, más conocido como GABA.

Contenido

  • 1 GABA
  • 2 Síntesis y almacenamiento del GABA
  • 3 Inactivación
  • 4 Receptores de GABA
  • 5 Neuronas GABA-érgicas

GABA

Como afirma el equipo de Cortés-Romero (2011), "el aminoácido ácido gamma-aminobutírico (GABA) es el mensajero químico de tipo inhibidor más abundante en el sistema nervioso central, sugiriéndose que el 30 o 40% de las neuronas del cerebro utilizan GABA como neurotransmisor". La presencia de GABA en el tejido nervioso, asegura el equilibro entre la excitación y la inhibición neuronal, que se trata de un requisito clave en funciones cognitivas, motoras y sensitivas.

Síntesis y almacenamiento del GABA

La síntesis se produce casi en su totalidad con el glutamato como precursor. Los niveles de GABA se mantienen gracias a un ciclo que de forma constante proporciona el glutamato y que involucra a células de glía y a terminales presinápticos neuronales. Cuando el GABA es transportado al interior de la célula glial, se transforma en glutamato por acción de la GABA-Transaminasa (GABA-T). El glutamato resultante, por acción de la glutamina-sintetasa, se transforma en glutamina y ésta se exporta a la neurona, donde se transforma de nuevo en glutamato por acción de la glutaminasa.

En el último paso, gracias a la acción de la encima GAD (ácido glutámico descarboxilasa), el glutamato se convierte en GABA. El GABA es almacenado en vesículas sinápticas y se libera gracias a la llegada de un estímulo despolarizante en función de la concentración de calcio. El GABA puede ser retirado del espacio extracelular a través de transportes específicos de la membrada. Estos transportes son conocidos como: GAT-1, GAT-2, GAT-3 y GAT-4.

Inactivación

Cuando el GABA se libera en el espacio sináptico, la proteína transportadora GABA-T (GABA alfa-oxoglutarato transaminasa) lo recapta. Una parte del GABA recaptado se puede volver a usar, pero una parte queda inactivada por la degradación enzimática. Cuando una molécula de GABA-T degrada una de GABA, una molécula de alfa-ketoglutarato se convierte en glutamto. Así, por cada molécula de GABA que se degrada, se produce una nueva molécula del precursor del glutamato. Este proceso asegura que no se agoten las reservas del neurotransmisor.

Receptores de GABA

El GABA puede actuar sobre tres tipos de receptores: GABA-A, GABA-B y GABA-C. Los receptores GABA-A y C son de tipo ionotrópico, mientras que el receptor GABA-B es metabotrópico.

GABA-A

Se trata de un recepto ionotrópico. Está acoplado a un canal de Cl- e hiperpolariza la membrana. Se localiza en las membranas postsinápticas. Los receptores GABA-B se encuentran distribuidos por el cerebro de forma generalizada y se encuentran tanto en neuronas como en células gliales. Este tipo de receptores provocan respuestas rápidas y transitorias y forma parte de un grupo macromolecular con puntos de unión a otras sustancias como: alcohol, GABA, barbitúricos, benzodiazepinas, neuroesteroides, anestésicos inhalables y picrotoxina.

GABA-B

El receptor GABA-B es metabotrópico y hay dos subtipos: GABA B1 y GABA B2. Es de carácter inhibidor. Inhibe la producción del AMPc (adenosín monofosfato cíclico) y facilita la apertura de canales de sodio. Los receptores GABA-B, se encuentran de forma especial en la corteza, el tálamo, los colículos superiores, el cerebelo y en las astas dorsales de la médula espinal. Su localización es tanto presináptica como postsináptica.

GABA-C

Se trata de un receptor ionotrópico y a pesar de su parecido con el GABA-A, es insensible a las benzodiacepinas y a los barbitúricos. Está acoplado a un canal de Cl-, así que su efecto es hiperpolarizar la membrana. Los receptores GABA-C sólo se han encontrado en la hipófisis y la retina. Su localización es en las membranas postsinápticas. Estos receptores provocan respuestas lentas y duraderas. La abundancia de este receptor en la retina, se ha asociado con el procesamiento de señales retinianas.

Neuronas GABA-érgicas

Las neuronas GABA-érgicas son especialmente numerosas en el cuerpo estriado, en el globo pálido, en la sustancia negra y en el cerebelo. Son neuronas inmunorractivas a GABA o a su enzima sintetizadora GAD. La acción GABA-érgica de tipo local o de largo alcance es de tipo inhibitorio y controla la actividad de los sistemas excitadores para mantener un correcto equilibrio entre excitación e inhibición neuronal.

Las alteraciones en el desarrollo y la función del sistema GABA-érgico conllevan una desestabilización de este delicado equilibrio, que produce alteraciones neurológicas y trastornos del desarrollo y psiquiáticos. Entre este tipo de alteraciones se pueden encontrar: epilepsia, esquizofrenia, retraso mental, autismo, síndrome de Tourette y ansiedad.

Bibliografía

  • Cortés-Romero, C., Galindo, F., Galicia-Isasmendi, S. y Flores, A. (2011). GABA. ¿dualidad funcional? Transición durante el neurodesarrollo. Revista de Neurología, 52 (11), 665-675.
  • Redolar, D. (2013). Neurociencia cognitiva. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Redolar, D. (2010). Fundamentos de psicobiología. Barcelona: Editorial UOC.